jueves, 30 de agosto de 2012

La sonrisa de África -1ra entrega de 3-, por Sheva López


 Tu sonrisa se enciende y el macizo etíope y el monte Kilimanyaro son capaces de elevarse hasta amenazar al cielo con tocarlo. Deberías sonreír siempre.. deberías sonreír tanto y tan fuerte, que los límites fronterizos implosionen liberando las barreras, terminando con las opresiones. África se une, se fusiona en tu sonrisa.
No estés triste, no llores. Si llorás, hacelo sólo para que unas pocas de tus lagrimas desborden los afluentes del Nilo para que pueda inundar el desierto de Sahara y lo convierta en un ejército de agua. Que tu risa sea tan fuerte como para apagar el ruido de las balas que separan a toda África; que aturda los localismos y los intereses personalistas; que sea un canto a los oídos de una nueva unión.
Que tu risa obligue a Sundjata Keita a levantarse y a fundar nuevos imperios con sello africano y de espíritus alegres. Que las bases de la música autóctona las marque el ritmo de tu risa y que el sol rebote en tus dientes e ilumine el corazón de Mali. Que la cuenca de Níger se refleje en los pozuelos que se forman en tus mejillas cuando reis sin vergüenza, cuando no hay tristeza ni opresión, ni colonialismo ni sustracción.
Que al sonreír, en un extremo de tu boca se forme El Cairo y se extienda completándote la sonrisa hasta llegar a Bissau, que brille lo pleno de tu risa adornando Kinshasa, bendiciendo Juba y Jartum. que Ruanda y Burundi se fundan con tus ojos cuando sonreís, porque tus ojos transparentes resaltan en tu sonrisa y ni el viento ni las arenas del Kalahari podrían tapar la alegría que de tus gestos se irradia.
Que Sudáfrica se una en lo inferior de tus labios... labios que sepan besar las mejillas de los niños somalíes y las manos de las mujeres de Eritrea. Que Djibouti y la Guinea Ecuatorial se agiganten al paso de tu risa. Que tu boca sea el agua que circunscribe al continente, que lo encause en lo sano de tu felicidad al reír y en lo sagrado de tu honestidad al llorar. Que tu lengua se mueva violenta por las vibraciones que a tu boca tu risa le propone, que forme maremotos que acerquen a Mauricio con Madagascar, que una a Seychelles con Santo Tomé y Príncipe.
Que tus cejas se eleven como la paz por todo el continente, que seas la bandera que tenga tantos colores que los represente a todos. Que tu nariz sea el centro de gravedad perfecto para  generarel equilibrio de la felicidad que en tu sonrisa se avizora; que sea como el Congo y se extienda sobre el centro. equilibrando a la masa continental. Que tus pasos sean firmes y que de ellos brote agua, que tu estela al andar sea de oro y tus pestañas al caer y tocar el suelo lo hagan fértil, lo llenen de vida y de siembra. Que cuando te sientes en la arena que adorna las playas de Costa de Marfil puedas ver en el mar el reflejo de tu propia sonrisa apagando la tristeza en Burkina Faso y llevando el amor a Togo y a Benín...

continúa...

 Hernán López, contemporáneo.


nota del autor: to my friend Carine, whom I love very much. Thanks for your unconditional support. Distance is nothing...

No hay comentarios:

Publicar un comentario