miércoles, 9 de abril de 2014

Dios es responsable

Las páginas de la nueva historia son mentira
Las fronteras imaginarias dibujadas sobre el aire son mentira
El poder que emana de la punta del cañon del rifle automático es una mentira

Ser preso en tu tierra... no puede ser real
Ser esclavo del extranjero opresor no tiene que ser real
Que mi angustia y mi desesperación me conviertan en el señalado por el dedo de la ignorancia, no debe ser real

No poder salir de mi casa sin un permiso de un nadie, tiene que ser un mal sueño
No poder alcanzar siquiera el umbral de la dignidad humana, debe ser obra -sólo- de un mal sueño
No besar el suelo que me vio nacer en paz puede ser, únicamente, el reflejo de un mal sueño

Esos días en que me despertaba con ánimos de viajero no pueden valer un recuerdo
Las veces que crucé toda mi tierra sólo para darte un beso, no pueden ser un recuerdo
Mi alegría y mi fe no saben ser un recuerdo

Correr de la mano de mis hijos hoy es una utopía
Ver el sol desde otra perspectiva mañana, es una utopía
Nuestra felicidad no puede ser por siempre una utopía

Acariciarte la punta de la nariz con una hoja caída, hoy no tiene lugar
Decidir sobre mis propios asuntos desde ayer hasta hoy, no tiene lugar
Luchar por aquello que me arrebataron pareciese que no tiene lugar

Ya no puedo ser como era antes...
Ahora lloro, impotente, aún un poco más que antes
El futuro no tiene el sabor que podía imaginarme tendría en un día como los de antes

Lo único que me combustiona el alma ahora es la tristeza
Eso que me da fuerzas para no perecer no es sino la tristeza
Todo el peso opresivo que cargo y siento, dolorido, es hijo de la tristeza

Al poco fuego que le queda a la braza que es mi alma, lo aviva ese monstruo que es mi odio
Al viento que desordena mi racionalidad lo mueve, huracanado, lo más sucio de mi odio
Al agua que me inunda la parte noble del corazón la trae, revuelta, lo insano de mi odio

Mirarte desafiante a los ojos me calma la ira
Imaginarte sin tu gatillo, tapa de esperanza a la mitad de mi ira
Ver cada mañana tu bandera en mi mástil, violenta mi ira

Tus manos manchadas de metal apagan la luz de la historia
Tu indiferencia teñida de impunidad repite tu historia
Tus derechos del nunca jamás asesinan mi historia

Sus ojos y los nuestros saben quién es responsable
La historia, reescrita de luto, conoce al responsable
Dios, poderoso y castigador, espera al responsable


Tu mentira no te deja ser real 
Que mi vida toda sea un mal sueño pronto será un retazo de recuerdo 
A los ojos de Dios, no hay utopía que no tenga lugar
Antes que morir bajo el filo de la tristeza, nos levantaremos, más no fuese, empapados de odio, y en una luz, ráfaga eterna, infinito de ira, reharemos la historia y seremos responsables de hacerte responsable delante de Dios que te sabe ocupante, te tiene por culpable y te juzga, traidor, altanero, opresor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario